"Cómo Criar un Niño con Necesidades Especiales" 

 
robertoattias@yahoo.es
ROBERTO ATTIAS
Fontana, Chaco, Argentina
NICHCY News Digest en español: Cómo Criar un Niño con Necesidades ...
Una publicación del National Dissemination Center for Children with Disabilities
En Esta Publicación
Introducción
Ud. No Está Solo
El Viaje no Planificado
Referencias
Recursos para los Padres
Cuando los padres llegan a saber
que su niño tiene una discapacidad o
una enfermedad crónica, comienzan
una jornada en su vida que muy a
menudo está llena de emociones
fuertes, alternativas difíciles,
interacciones con profesionales y
especialistas diferentes, y una necesidad
continua de información y servicios. Al
comienzo, los padres pueden sentirse
aislados y solos, y puede ser que no
sepan dónde comenzar su búsqueda de
información, ayuda, entendimiento, y
apoyo. Este News Digest ha sido
desarrollado expresamente para
responder a las necesidades de
información de aquellos padres
quienes recientemente se han enterado
que su niño tiene necesidades
especiales y para aquéllos que por
algún tiempo han vivido con esta
realidad pero que han alcanzado un
punto de transición donde necesitan
información nueva o un apoyo
renovado. Esta publicación
proporciona a las familias un punto de
partida en su búsqueda de
información y recursos. Esperamos que
también sea de utilidad a los
profesionales que trabajan con familias
que tienen un niño con una
discapacidad, ayudándoles a entender
cómo el tener un niño con una
discapacidad puede afectar a la
familia, y proporcionándoles con un
recurso disponible para compartir con
los padres con quienes ellos trabajan.
En el primer artículo, “Ud. No Está
Solo,” Patricia McGill Smith habla
cándidamente a los padres acerca de
las emociones que muchos padres de
niños excepcionales experimentan y
ofrece una perspectiva para vivir y
enfrentarse con el impacto de la
discapacidad en la familia. El segundo
artículo, “El Viaje No Planificado,”
escudriña en las áreas en las cuales los
padres y familias a menudo necesitan
información y ofrece sugerencias
acerca de recursos potenciales. En este
artículo se encuentran incluídas
discusiones sobre tales asuntos como:
ajustarse a esta vida nueva, acceso a
información y servicios, apoyo a las
necesidades de la familia, y cómo
encontrar cuidado para el niño,
enfrentar las preocupaciones
financieras, trabajar con los
profesionales, y planificar para el
futuro.
NICHCY
ND20-Sp, noviembre 1995
Recursos actualizados, 2005
Una publicación del National Dissemination Center for Children with Disabilities
NEWS DIGEST
Cómo Criar un Niño
con Necesidades
Especiales
En Esta Publicación
Ud. No Está Solo . . . . . . . . . . . . . . . 2
El Viaje No Planificado. . . . . . . . . . . 7
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Recursos para los Padres. . . . . . . . . .23
NICHCY: 1-800-695-0285 2 News Digest 20-Sp
lo que este documento encierra. Para
poder hablar acerca de algunas de las
cosas buenas que pueden suceder
para aliviar la ansiedad, miremos
primero algunas de las reacciones que
ocurren.
Reacciones Comunes
Al saber que su niño puede tener
una discapacidad, la mayoría de los
padres reaccionan en formas que han
sido compartidas por todos los padres
quienes antes que ellos también han
estado enfrentados con esta desilusión
y con este desafío enorme. Una de las
reacciones iniciales es la negación —
“Esto no puede estar sucediéndome a
mí, a mi niño, a nuestra familia.” La
negación rápidamente se fusiona con
el enojo, el cual puede ser dirigido
hacia el personal médico involucrado
en proporcionar la información
acerca del problema del niño. El
enojo puede además afectar la
comunicación entre esposos o con los
abuelos u otros seres queridos de la
familia. Pareciera que en las primeras
etapas el enojo es tan intenso que toca
Ud. No Está Solo:
Para Padres Cuando Se Enteran Que
Su Niño Tiene Una Discapacidad
Escrito por Patricia McGill Smith
Directora Ejecutiva
National Parent Network on Disabilities
✧ ✧ ✧
Traducido por Bernardita McCormick
casi a todos, porque es disparado por
sentimientos de dolor y una pérdida
inexplicable con la cual uno no sabe
como tratar o explicar.
El miedo es otra respuesta
inmediata. A menudo la gente teme a
lo desconocido más que lo
conocido. El tener un
diagnóstico completo y
algún conocimiento de los
prospectos futuros del niño
puede ser más fácil que la
incertidumbre. Sin embargo,
en cualquier caso, el miedo
al futuro es una emoción
común: “¿Qué va a suceder
a este niño cuando tenga
cinco años de edad, cuando
tenga doce años de edad,
cuando tenga veintiún años
de edad? ¿Qué va a suceder a este
niño cuando yo no exista?” Entonces
se presentan otras preguntas:
“¿Aprenderá algún día? ¿Irá a la
universidad? ¿Tendrá la capacidad de
amar, vivir, reirse, y hacer todas las
cosas que teníamos planificadas?”
Otros asuntos desconocidos
también inspiran miedo. Los padres
temen que la condición del niño sea
peor de lo que posiblemente pudiera
ser. A través de los años, he hablado
con tantos padres quienes dijeron que
sus primeros pensamientos fueron
totalmente deprimentes. Uno espera
lo peor. Vuelve a la memoria el
recuerdo de personas con
discapacidades que uno ha conocido.
A veces se siente culpa por algún
desaire cometido años atrás hacia una
persona con una discapacidad. Existe
Si Ud. ha llegado a saber
recientemente que su niño está
atrasado en su desarrollo o tiene una
discapacidad (la cual puede o nó
estar completamente definida), este
mensaje puede ser para Ud. Está
escrito desde una perspectiva personal
de una madre que ha
compartido esta experiencia
y todo lo que va con ella.
Cuando los padres llegan
a saber acerca de alguna
dificultad o problema en el
desarrollo de su niño, esta
información llega como un
golpe tremendo. El día en
que mi niña fue
diagnosticada con una
discapacidad, yo me sentí
devastada — y tan confusa
que recuerdo muy poco de aquellos
días, tan sólo la angustia. Otra madre
describió este evento como un “saco
negro” siendo arrojado sobre su
cabeza, obstruyendo su habilidad de
escuchar, ver, y pensar en forma
normal. Otra madre describió el
trauma como “teniendo un cuchillo”
enterrado en su corazón. Tal vez estas
descripciones parezcan un poco
dramáticas, pero de acuerdo a mis
experiencias, ellas no pueden describir
suficientemente las emociones
múltiples que inundan las mentes y
los corazones de los padres cuando
ellos reciben alguna mala noticia
acerca de su niño.
Muchas cosas pueden ser hechas
para ayudarse a sí mismo a través de
este período de trauma. Esto es todo
Es importante para los padres... saber
que ellos no están solos. Hay muchas
acciones constructivas que Uds. pueden
tomar inmediatamente y hay muchas
fuentes de ayuda, comunicación, y
seguridad renovada.
News Digest 20-Sp 3 NICHCY: 1-800-695-0285
también el miedo del rechazo de la
sociedad, miedo acerca de cómo los
hermanos y hermanas serán
afectados, preguntas de si habrá más
hermanos o hermanas en esta familia,
y preocupaciones acerca de si el
esposo y la esposa amarán a este
niño. Estos temores casi pueden
paralizar a algunos padres.
Entonces hay culpabilidad —
culpabilidad y preocupación acerca
de si los mismos padres han causado
el problema: “¿Hice alguna cosa para
causar ésto? ¿Estoy siendo castigado
por algo que hice? ¿Me cuidé
debidamente cuando estaba
embarazada? ¿Acaso mi esposa se
cuidó en debida forma cuando estuvo
embarazada?” En cuanto a mi
concierne, recuerdo pensar que
seguramente mi hija se cayó de la
cama cuando era muy joven y se
golpeó la cabeza, o quizás si uno de
sus hermanos o hermanas
inadvertidamente la dejaron caer sin
decirme a mí. Muchos sentimientos de
reproche y remordimiento pueden
derivarse del objetar las causas de la
discapacidad.
Sentimientos de culpabilidad
también pueden ser manifestados en
interpretaciones espirituales y
religiosas de reproche y castigo.
Cuando ellos gritan, “¿Por qué yo?” o
“¿Por qué mi niño?”, muchos padres
están también diciendo, “¿Por qué
Dios me ha hecho ésto a mí?” Con
cuanta frecuencia hemos levantado
los ojos al cielo y preguntado: “¿Qué
es lo que he hecho para merecer
ésto?” Una madre joven dijo, “Me
siento tan culpable porque nunca en
mi vida había tenido un sufrimiento y
ahora Dios ha decidido darme un
sufrimiento.”
Confusión también marca este
período traumático. Como un
resultado de no entender totalmente
lo que está sucediendo y lo que
sucederá, la confusión se manifiesta a
través de la pérdida del sueño, la
inhabilidad para tomar decisiones, y
una sobrecarga mental. En medio de
tal trauma, la información puede
parecer alterada y distorcionada. Ud.
escucha palabras nuevas que nunca
escuchó antes, términos que describen
algo que Ud. no puede entender. Ud.
quiere saber qué significa todo ésto, y
sin embargo pareciera que Ud. no
puede encontrarle sentido a toda la
información que está recibiendo. A
menudo los padres simplemente no
están receptivos a la información que
el profesional está tratando de
comunicar acerca de la discapacidad
de su niño.
La falta de poder para cambiar lo
que está sucediendo es muy difícil de
aceptar. En efecto, Uds. no pueden
cambiar el hecho de que su niño tiene
una discapacidad, y sin embargo los
padres quieren sentirse competentes y
capaces de manejar las situaciones de
su propia vida. Es extremadamente
difícil ser obligados a depender de
juicios, opiniones, y recomendaciones
de otros. Combina el problema con el
hecho de que estos otros son
generalmente personas extrañas con
las cuales ninguna atadura de
confianza ha sido establecida.
La desilusión de tener un niño que
no es perfecto presenta un reto al
orgullo personal de muchos padres y
un desafío a su sistema de valores.
Esta sacudida a sus expectaciones
previas puede crear una reluctancia a
aceptar al niño como una persona de
valor en desarrollo.
El rechazo es otra reacción que
experimentan muchos padres. El
rechazo puede ser dirigido hacia el
niño o hacia el personal médico o
hacia otros miembros de la familia.
Una de las más serias formas de
rechazo, y no es poco común, es un
“deseo de muerte” para el niño — un
sentimiento que muchos padres
reportan al punto más profundo de
su depresión.
Durante este período de tiempo
cuando tantos sentimientos diferentes
pueden inundar la mente y el
corazón, no hay forma de medir cuán
intensamente un padre puede
experimentar esta constelación de
emociones. No todos los padres
pasan a través de estas etapas, pero es
muy importante para los padres
El Uso del Término “Discapacidad”
El término “discapacidad” fue aceptado por la Real Academia Española
de la Lengua hace diez años y aparece en el diccionario de la lengua
española de ésta. En reconocimiento del gran poder del lenguaje para
influir y crear impresiones, NICHCY utiliza el término “discapacidad” en
todas sus publicaciones.
Otros términos quizás más comunes como, por ejemplo,
“incapacidad,” “minusválido,” e “inválido,” pueden dar a entender que las
personas con discapacidades son personas “sin habilidad,” de “menor
valor,” o “sin valor.”
En comparación, discapacidad quiere decir falta de habilidad en algún
ramo específico. El uso del término reconoce que todos los individuos
con discapacidades tienen mucho que contribuir a nuestra sociedad y al
mismo tiempo está de acuerdo con cambios similares en el lenguaje de la
ley estadounidense.
NICHCY: 1-800-695-0285 4 News Digest 20-Sp
identificarse con todos los
sentimientos potencialmente penosos
que pueden presentarse, de modo que
sabrán que ellos no están solos. Hay
muchas acciones constructivas que
Uds. pueden tomar inmediatamente,
y hay muchas fuentes de ayuda,
comunicación, y seguridad renovada.
Busque la Asistencia
de Otro Padre
Hubo un padre que me ayudó.
Veintidós horas después del
diagnóstico de mi propia niña, él
hizo una afirmación que nunca he
olvidado: “Puede ser que Ud. no lo
reconozca hoy, pero puede llegar el
momento en su vida cuando Ud. va a
darse cuenta que tener una hija con
una discapacidad es una bendición.”
Puedo recordar sentirme confundida
por estas palabras, las cuales fueron
ni más ni menos un regalo invaluable
que encendió la primera luz de
esperanza para mí. Este padre habló
de esperanza para el futuro. Me
aseguró que habrían programas, que
habría progreso, y que habría ayuda
en muchas formas y de muchas
fuentes. Y él era el padre de un niño
con retraso mental.
Mi recomendación primera es
tratar de encontrar otro padre de un
niño con una discapacidad,
preferentemente uno que ha elegido
ser un ayudante de padres, y pedir su
asistencia. En todas partes en los
Estados Unidos y en todas partes del
mundo existen Programas de
PadresAyudandoaPadres (“Parent to
Parent Programs”). El National
Information Center for Children and
Youth with Disabilities (“El Centro
Nacional de Información para Niños
y Jóvenes con Discapacidades,” o
NICHCY) tiene listas de grupos de
padres que le buscarán y le ayudarán.
Si Ud. no puede encontrar su
organización local de padres, escriba
a NICHCY para obtener esta
información.
Hable Con su Cónyuge, Familia,
y Otros Seres Queridos
A través de los años he descubierto
que muchos padres no comunican sus
sentimientos relacionados a los
problemas que tienen sus niños. El
esposo a menudo está preocupado
acerca de no ser una fuente de fuerza
para su cónyuge. Mientras más
comunicación puedan tener en
momentos difíciles como éstos, mayor
habrá de ser su fuerza colectiva.
Entienda que cada uno de Uds.
enfoca su rol de padre en forma
diferente. Puede ser que Uds. se
sientan y respondan a este desafío
nuevo de diferentes formas. Traten de
explicar a cada uno de Uds. como se
siente. Traten de entenderse cuando
Uds. no vean las cosas del mismo
modo.
Si hay otros niños, hablen también
con ellos. Estén alerta sobre sus
necesidades. Si Uds. no se encuentran
emocionalmente capaces de hablar
con sus niños o cuidar de sus
necesidades emocionales en este
momento, identifiquen otros
miembros dentro de la estructura de
la familia quienes puedan establecer
un vínculo comunicativo especial con
ellos. Hablen con otras personas
importantes en su vida — sus mejores
amigos, sus propios padres. Para
mucha gente, la tentación de cerrarse
emocionalmente en este momento es
grande, pero puede ser tan beneficioso
tener amigos de confianza y parientes
que pueden ayudarles a llevar la
carga emocional.
Confíe en Fuentes Positivas
en su Vida
Una fuente positiva de fuerza y
sabiduría puede ser su ministro,
sacerdote, o rabí. Otra puede ser un
buen amigo o consejero. Acérquese a
aquéllos que antes hayan sido una
fuente de fuerza en su vida. Encuentre
los recursos nuevos que Ud. necesita
ahora. Un consejero muy bueno una
vez me dió una receta para vivir a
través de una crisis: “Cada mañana,
cuando se levante, reconozca su falta
de poder para controlar la situación
que tiene entre manos, entregue este
problema a Dios, tal como Ud.
entiende a El, y comience su día.”
Cuando perciba que sus sentimientos
sean dolorosos, Ud. deberá hacer el
esfuerzo y contactar a alguien. Llame
o escriba o tome su vehículo y
comuníquese con una persona real
que hablará con Ud. y participará de
su dolor. El dolor dividido no es ni
siquiera tan difícil de llevar como es
el dolor en aislamiento. A veces el
consejo profesional se hace necesario;
si Ud. piensa que ésto puede
ayudarle, no sea reacio a buscar esta
avenida de asistencia.
Viva un Día a la Vez
Miedo del futuro puede
inmovilizar a uno. El vivir con la
realidad del día presente se hace más
manejable si disipamos las preguntas
de “¿qué?”, “¿si?” y “entonces, ¿qué?”
en el futuro. Aunque no parezca
posible, cosas buenas continuarán
sucediendo cada día. Inquietarse
acerca del futuro solamente agotará
sus recursos limitados. Ud. tiene
suficiente de que preocuparse; pase a
través de cada día un paso a la vez.
Aprenda la Terminología
Cuando Ud. se enfrente a
terminología nueva, no vacile en
preguntar qué es lo que significa.
Cuando alguien use una palabra que
Ud. no entiende, detenga la
News Digest 20-Sp 5 NICHCY: 1-800-695-0285
conversación por un minuto y pida a
la persona que le explique su
significado.
Busque Información
Algunos virtualmente buscan
“toneladas” de información; otros no
son tan persistentes. Lo
importante es que Ud.
requiera información
exacta. No tenga
temor de hacer
preguntas, porque
haciendo
preguntas será su
primer paso para
comenzar a
entender más
acerca de su niño.
Aprender cómo
formular preguntas es
un arte que hará su
vida mucho más fácil
para Ud. en el futuro. Un
método aconsejable es escribir
sus preguntas antes de asistir a una
sesión o reunión y escribir más
preguntas al tiempo que Ud. las
piensa durante la reunión. Obtenga
copias escritas de toda la
documentación relacionada a su niño
la cual mantienen los médicos,
maestros, y terapistas. Es aconsejable
comprar un archivador de tres anillos
en el cual juntar toda la información
que le sea dada. En el futuro habrá
muchos usos de la información que
Ud. ha registrado y archivado,
mántengala en un lugar seguro. De
nuevo, siempre recuerde de pedir
copias de las evaluaciones, reportes de
diagnósticos, y reportes de progreso.
Si Ud. no es una persona
naturalmente organizada,
simplemente tome una caja y lance
todos los papeles de trabajo en ella.
Entonces, cuando Ud. realmente la
necesite, estará allí.
No Se Sienta Intimidado
Muchos padres se sienten
inadecuados en la presencia de los
profesionales médicos o de la
educación debido a sus credenciales y,
a veces, debido a sus modales
profesionales. No se sienta intimidado
por los antecedentes
educacionales de estos y
otro personal que puedan
estar involucrados en
tratar o ayudar a su
niño. Ud. no debe dar
explicaciones por
querer saber lo que
está ocurriendo. No
se preocupe de ser
quien esté molestando
o haciendo muchas
preguntas. Recuerde,
éste es su niño, y esta
situación tiene un
efecto profundo en su
vida y en el futuro de su
niño. Por lo tanto, es
muy importante que Ud. sepa todo lo
que pueda acerca de su situación.
No Tenga Temor
de Mostrar Emociones
Tantos padres, especialmente los
papás, reprimen sus emociones
porque ellos creen que el dar a saber
a las personas como se están sintiendo
es un signo de debilidad. Los padres
más fuertes de niños con
discapacidades a quienes yo conozco
no tienen temor de mostrar sus
emociones. Ellos entienden que al
revelar sus sentimientos no
disminuyen su fuerza.
Aprenda a Tratar con los
Sentimientos Naturales
de Enojo y Amargura
Los sentimientos de enojo y
amargura son inevitables cuando Ud.
se da cuenta de que deberá revisar los
sueños y esperanzas que
originalmente Ud. tenía para su niño.
Es muy valioso reconocer su enojo y
aprender a alejarse de él. Puede ser
que Ud. necesite ayuda extraña para
poder hacer ésto. Puede ser que no se
sienta como tal, pero la vida mejorará
y llegará el día en que Ud. se sentirá
positivo de nuevo. Por medio de
reconocer y trabajar a través de sus
sentimientos negativos, Ud. estará
mejor equipado para enfrentar
desafíos nuevos, y el enojo y la
amargura nunca más habrán de
agotar sus energías e iniciativa.
Mantenga un Aspecto Positivo
Una actitud positiva será
genuinamente una de sus
herramientas más valiosas para tratar
con los problemas. Siempre hay,
ciertamente, un lado positivo de
cualquier cosa que está ocurriendo.
Por ejemplo, cuando se descubrió que
mi niña tenía una discapacidad, una
de las otras cosas señaladas a mí fue
que ella era una niña muy sana. Aún
lo es. El hecho de que ella no ha
tenido impedimentos físicos a través
de los años ha sido una bendición
grande; ella ha sido la más sana de
todos los niños que yo he criado.
Concentrarse en los aspectos positivos
disminuye los negativos y hace más
fácil enfrentarse con la vida.
Manténgase en Contacto
con la Realidad
Mantenerse en contacto con la
realidad es aceptar la vida en la forma
que es. Mantenerse en contacto con la
realidad también es reconocer que
hay algunas cosas que nosotros
podemos cambiar y otras cosas que
nosotros no podemos cambiar. La
tarea para todos nosotros es aprender
cuáles cosas nosotros podemos
cambiar y entonces dedicarnos a
hacer eso.
NICHCY: 1-800-695-0285 6 News Digest 20-Sp
Recuerde que
el Tiempo Está de su Lado
El tiempo cura muchas heridas.
Esto no significa que el vivir con un
niño que tiene problemas, y criarlo,
será fácil, pero es justo decir que, a
medida que el tiempo pasa, mucho
puede ser hecho para aliviar el
problema. Por lo tanto, ¡el tiempo
ayuda!
Encuentre Programas
Para su Niño
Aún para aquéllos que viven en
zonas aisladas del país, la asistencia
está disponible para ayudarle con
cualquier clase de problema que Ud.
esté teniendo. En las Hojas de Recursos
Estatales de NICHCY (“State Resource
Sheets”) aparecen los nombres de
personas que sirven de contacto
quienes pueden ayudarle a comenzar
a obtener la información y asistencia
que necesite. Mientras trate de
encontrar programas para su niño
con una discapacidad, mantenga en
mente que también hay programas
disponibles para el resto de la familia.
Tome Cuidado de Sí Mismo
En tiempos de tensión, cada
persona reacciona en su propia
forma. Unas cuantas recomendaciones
universales pueden ayudar:
obtenga descanso suficiente; coma lo
mejor que pueda; reserve tiempo para
Ud. mismo; busque el apoyo
emocional de otros.
Evite la Compasión
Tener compasión de sí mismo,
experimentar compasión por otros, o
sentir compasión por su niño son
actos que incapacitan. Compasión es
lo que no se necesita. Simpatía, lo
cual es la habilidad de sentir afecto
por otra persona, es la actitud que
debe ser alentada.
Decida Cómo Tratar con Otros
Durante este período, Ud. puede
sentirse entristecido o enojado acerca
de la forma como la gente está
reaccionando hacia Ud. o su niño.
Muchas reacciones de la gente hacia
problemas serios son causadas por la
falta de entendimiento, simplemente
no sabiendo qué decir o por miedo a
lo desconocido. Entienda que mucha
gente no sabe cómo comportarse
cuando ven un niño con diferencias,
y ellos pueden reaccionar
inapropiadamente. Piense acerca de
ello y decida cómo Ud. quiere tratar
con las miradas fijas o las preguntas.
Trate de no usar mucha energía
estando preocupado acerca de las
personas que no son capaces de
responder en las formas que Ud.
pudiera preferir.
Mantenga las Rutinas Diarias
Tan Normales
Como le Sea Posible
Una vez mi madre me dijo,
“Cuando se presente un problema y
no sepas qué hacer, entonces haz de
todos modos lo que sea que fueras a
hacer.” Practicar este hábito parece
producir alguna normalidad y
consistencia cuando la vida llega a ser
febril.
Recuerde que
Este es su Niño
Esta persona es, primero y
sobretodo, su niño. Dé por sentado
que el desarrollo de su niño puede ser
diferente al de otros niños, pero ésto
no hace a su niño menos valioso,
menos humano, menos importante, o
en menor necesidad de su amor y
crianza. Ame y goce su niño. El niño
viene en primer lugar, la discapacidad
en segundo. Si Ud. puede descansar y
seguir las etapas positivas aquí
descritas, una a la vez, Ud. hará lo
mejor que pueda, su hijo se
beneficiará, y Ud. puede mirar hacia
el futuro con esperanza.
Reconozca que
Ud. no Está Solo
El sentimiento de aislamiento al
momento del diagnóstico es casi
universal entre los padres. En este
artículo, hay muchas
recomendaciones para ayudarle a
manejar los sentimientos de
separación y aislamiento. Ayuda saber
que estos sentimientos han sido
experimentados por muchos, muchos
otros, que hay disponibles
comprensión y ayuda constructiva
para Ud. y para su niño, y que Ud.
no está solo.
News Digest 20-Sp 7 NICHCY: 1-800-695-0285
discapacidad. Los investigadores a
menudo basan sus descubrimientos
en datos agrupados según lo que
sucede a la mayoría de la gente en
una circunstancia. Sin embargo, lo
que puede ser “verdad” en el sentido
de una investigación puede que no
sea del todo verdad para su familia.
Por ejemplo, hace muchos años
Carmen Ramírez y su esposo, padres
de un joven con una discapacidad,
decidieron no hablar en español con
su hijo, basados en una investigación
que aconsejaba en contra de un
enfoque bilingüe cuando un niño
tiene una discapacidad. Hoy día
Carmen deplora aquella decisión; su
hijo se encuentra ahora en una
posición desventajosa dentro de su
propia familia, donde el español es la
lengua primaria para muchos
miembros de ella (Ramirez, 1993).
Por lo tanto, mientras esperamos
que este artículo lo guiará a fuentes
que son serviciales, tome de nuestra
discusión solamente lo que Ud.
necesite.
El Viaje
El crecimiento no tiene fin, y
nuestras vidas cambian y nos
cambian más allá de toda
anticipación. Yo no puedo olvidar
el dolor — duele en forma
particular cuando miro a los
amigos de Jessy (sus
acompañantes pagados), algunos
de ellos casi de su edad, y por un
momento me permito pensar de
todo lo que ella no puede ser. Pero
nosotros no podemos separar la
experiencia y tomar solamente
aquella parte que no nos hiere.
(Park, 1988, pág. 320)
Ningún padre quiere que su niño
o niña esté enfermo, discapacitado, o
dañado en alguna forma. No es una
experiencia que cualquiera espera
tener; antes bien, es un viaje que no
ha sido planificado. El camino que
muchas familias deben recorrer a
menudo es áspero en algunos lugares.
La tensión que una familia puede
experimentar debido a la
discapacidad de su niño puede ser la
más difícil de su vida y a menudo
afecta aspectos importantes del
funcionamiento de la familia
(Mahoney, O’Sullivan, &
Robinson, 1992). Y aún, la
mayoría de las familias son
capaces de encontrar fuerzas
dentro de sí mismos y entre
sus círculos de apoyo para
adaptarse y manejar la
tensión y desafíos que
pueden acompañar la
enfermedad o discapacidad
de su niño.
Muchos padres han descrito la
progresión — y péndulo —
de sentimientos que
experimentan al saber que su
El Viaje No Planificado:
Cuando Ud. Se Entera Que Su Niño Tiene Una Discapacidad
Escrito por Carole Brown, Samara Goodman, y Lisa Küpper
Traducido por Bernardita McCormick
El nacimiento de un niño con una
discapacidad, o el descubrimiento de
que un niño tiene una discapacidad,
puede tener efectos profundos en la
familia. En “Ud. No Está Solo,” el
artículo primero en este News Digest,
Patricia McGill Smith ofrece una
percepción clara de lo que ella y otros
han ganado a través de la experiencia
propia de tener un niño con una
discapacidad, las emociones que ellos
han tenido, los apoyos que han
encontrado dentro de sí mismos y
dentro de sus comunidades, y los
medios que han descubierto para
adaptarse y vivir con el impacto de la
discapacidad en la familia. En este
artículo, proporcionaremos
información adicional para apoyar el
ciclo de vida, salud, y bienestar de la
familia cuando un miembro de ella
tiene una discapacidad. El
conocimiento proporciona poder, y
cuando los padres obtienen la
información que necesitan, ellos a
menudo se sienten con el poder para
ayudar, apoyar, y mantener a la
familia entera, incluyendo el niño con
la discapacidad, hermanos,
abuelos, y a sí mismos.
Con un grado de mucha
humildad nos atrevemos a
describir lo que el futuro
puede albergar para Ud. y
su familia. De todos
modos, queremos que
Ud. se encuentre tan
preparado como sea
posible de modo que
Ud. pueda enfrentar los
desafíos que pueden
esperar a su familia. De
todos modos,
reconocemos que
variaciones y diferencias
individuales son la regla
cuando un niño tiene una
NICHCY: 1-800-695-0285 8 News Digest 20-Sp
niño tiene una enfermedad o
discapacidad. Patricia McGill Smith
nos ha tocado con muchas de estas
emociones en su artículo — choque,
negación, dolor, culpabilidad, enojo,
confusión. No todos los padres
experimentarán todas estas emociones
(Blacher, 1989). Algunas familias
piensan que ellas no experimentan
penas mayores que alguna otra
persona, mientras otras sienten una
sensación de pena que nunca es
resuelta completamente (Coleman,
1990). No obstante, otros piensan
que estas reacciones no son
necesariamente experimentadas
sequencialmente, pero en efecto
pueden ocurrir repetidamente,
precipitadas por medio de varias crisis
y puntos cruciales de la vida (Wikler,
Wasow, & Hatfield, 1981). En
general, la primera crisis ocurre
inicialmente cuando un niño es
identificado con una discapacidad.
Otras crisis pueden ocurrir durante los
momentos de transición, tales como
(a) a la edad de ingresar a la escuela,
(b) durante la adolescencia, (c) al
terminar la escolaridad, y (d) cuando
los padres aumentan en edad
(Seligman & Darling, 1989).
Las emociones que experimentan
los padres, tan intensas y aplastantes
como pueden ser, son también
normales y aceptables. La madre
Rhonda Krahl escribe que “estos y
otros sentimientos son una parte
necesaria del proceso de ajuste”
(Krahl, 1989, pág. 6). Sin embargo,
a través de cualquier medio de ajuste
que cada padre encuentra — y éstos
variarán de persona a persona — la
estabilidad vuelve, al individuo y a la
familia. Tobi Levin señala que “La
mayoría de los padres eventualmente
pasan de preguntar ¿por qué? a ¿qué
hago ahora? (Levin, 1992, pág. 3). En
este punto los padres pueden
comenzar a buscar la información
necesitada. Muchos padres también
reportan sentimientos de crecimiento
personal que a menudo, en
retrospectiva, les sorprenden. Una
madre, al describir los dos primeros
años de vida después del nacimiento
de un niño con espina bífida, dijo:
Ahora puedo admitir que tener a
Laura es mayormente una
bendición... mucha de esta
experiencia ha sido positiva,
desafiante y provechosa, y
he crecido como persona
en formas que sin ella no
hubiera podido... En
efecto, los pasados dos
años me han cambiado
para mejor casi en cada
forma. A pesar de todo, yo
no quiero ser la madre de
un niño impedido. Pero
yo soy la madre de Laura,
la amo profundamente, y
ésto hace toda la
diferencia. (Sutton, 1982, pág.
213)
Puestas juntas, las muchas
sugerencias y percepciones claras
ofrecidas por padres que han vivido
por años con la experiencia de
discapacidad en la familia pueden
proporcionar mucha guía y apoyo a
los padres que son nuevos a la
experiencia. El resto de este artículo
presentará muchas de las formas en
las cuales los padres se han ayudado
a sí mismos, y a los que aman, a
ajustarse, vivir, y cuidar a un niño
con necesidades especiales.
Cómo Tener Acceso
a Información y Servicios
Una de las primeras cosas que Ud.
puede hacer y que puede resultar
enormemente beneficiosa, ahora y en
el futuro, es colectar información —
información sobre la discapacidad de
su niño, sobre los servicios
disponibles, y sobre cosas específicas
que Ud. puede hacer para ayudar a
su niño a desarrollarse al mayor
grado posible. Recolectar y usar la
información disponible sobre los
asuntos de discapacidad son partes
críticas al ser un padre de un niño
con necesidades especiales.
Afortunadamente, existe una gran
cantidad de información disponible,
particularmente en inglés, sobre
muchas discapacidades y muchos
asuntos sobre discapacidades. Los
padres, sin embargo, a menudo
reportan que al comienzo ellos no
sabían dónde empezar a buscar la
información necesitada.
Hágase Socio de un Grupo
Mucha de la información que será
beneficiosa para Uds. está en las
manos, cabezas, y corazones de otros
padres como Uds. mismos. Por esta
razón vale la pena integrarse a un
grupo de padres, el cual puede
ofrecerles la oportunidad de
encontrarse con otras personas con
niños con discapacidades. Algunos
grupos están organizados alrededor
de una discapacidad en particular
(por ejemplo, parálisis cerebral,
síndrome de Tourette, síndrome de
Down), mientras otros grupos reunen
a padres quienes, independientemente
de las discapacidades de sus
niños, tienen preocupaciones
similares, tales como el cuidado
diario, transporte, hacer frente al
problema, y llegar a saber acerca de
educación especial en su comunidad
y apoyarla. Dentro de cada uno de
estos grupos, la información, apoyo
emocional y práctico, y las
preocupaciones comunes pueden ser
compartidas. El poder de esta
repartición mutua para combatir los
sentimientos de aislamiento,
confusión, y tensión es una fibra
consistente que corre a través de la
literatura escrita por los padres y para
los padres.
Yo pertenecí a un grupo de mamás
y de ellas me llegó la seguridad
renovada de que yo iba a estar
Una de las primeras cosas
que Ud. puede hacer y que puede
resultar enormemente beneficiosa,
ahora y en el futuro, es colectar
información...
News Digest 20-Sp 9 NICHCY: 1-800-695-0285
contacte un grupo
sobre discapacidades
a nivel local,
nacional, o estatal; o
hable con otros
padres de niños con
discapacidades.
Es importante
obtener información
acerca de la
discapacidad de su
niño pero el hecho es
que muchos niños
tienen problemas que
son muy difíciles de
diagnosticar. A veces
los padres escuchan,
“No es nada, ya pasará. Ud. está
reaccionando exageradamente. Es una
etapa en su desarrollo” (Finston,
1990, pág. 28). Estos padres
“necesitarán vitalidad, paciencia, y
recursos extraordinarios para llegar a
saber qué ocurre con su niño. Esta
etiqueta no llegará fácilmente, pero si
los padres no la persiguen,
seguramente nadie lo hará” (pág.
29). Si está teniendo problemas en
obtener un diagnóstico para su niño,
una madre que buscó por años un
diagnóstico para la condición de su
niño recomienda que Ud.:
• Mantenga archivos exactos que
puedan proporcionar una clave
sobre el problema;
• Hable con otras personas
(enfermeras, doctores, maestros,
farmacistas, grupos de padres, el
consejo médico local) quienes
puedan ser capaces de ofrecer
información valiosa, pistas, o
asistencia;
• Investigue el problema Ud.
mismo, por medio de leer libros y
artículos, conduciendo búsquedas
por medio de computadores y por
medio de utilizar materiales
prestados entre bibliotecas; y
• Confíe en sus observaciones
propias y evalúe toda información
nueva basada en su conocimiento
propio del niño. (Finston, 1990,
págs. 79)
bien... Aquí yo podía dejarlo todo
colgado. Hablábamos acerca del
resentimiento, embarazos mal
administrados, frustración con
administradores de casos que no
administraron, doctores que no
escucharon, y esposos que no
ayudaron. Este fue un lugar
seguro donde expresar mis
sentimientos, donde el oyente
podía realmente entender y no
pensar que yo me estaba “cayendo
a pedazos” o “lamentándome
aún” o “era incapaz de manejar
la situación.” Nos reíamos juntas.
Llorábamos juntas. Aunque
nuestros niños tenían
discapacidades diferentes, nosotras
éramos semejantes: semejantes en
nuestro enojo, semejantes en
nuestros temores, semejantes en
nuestras esperanzas. (McAnaney,
1992, págs. 17-18)
Hay muchas formas para
identificar un grupo de padres en su
zona, incluyendo el preguntar a su
médico de familia, llamar a una
escuela local, contactar al centro de
entrenamiento e información de
padres (“Parent Training and
Information Centers,” o PTIs) local o
estatal, y por medio de buscar en el
directorio telefónico. La Guía para
Padres: Acceso a Los Grupos de Padres
de NICHCY describe el proceso para
encontrar (o comenzar) un grupo
adecuado a sus intereses y necesidades
particulares. NICHCY también tiene
disponible una Hoja de Recursos
Estatales (“State Resource Sheet”) para
cada estado, la cual proporciona
información acerca de los grupos de
padres dentro del estado.
Lea Libros Escritos Para los
Padres y por Padres
Ud. puede también encontrar que
vale la pena leer muchos de los libros
excelentes que hay disponibles sobre
asuntos de discapacidades. Para
identificar el libro o libros más
adecuados a las necesidades de su
familia, visite el bibliotecario local,
hable con el maestro de su niño, u
otro profesional involucrado;
Para aquéllos que han recibido un
diagnóstico temprano y exacto sobre
la discapacidad de su niño, la
búsqueda de información es
generalmente más fácil. Hay
disponibles muchos libros que miran
comprensivamente y en profundidad
a una discapacidad. Típicamente estos
libros describen la discapacidad,
discuten los ajustes de la familia,
identifican asuntos médicos,
proporcionan consejos acerca de
cómo tratar con practicantes médicos
y cómo desarrollar programas de
terapia apropiada, discuten la vida
diaria, describen cómo un niño con
una discapacidad probablemente se
desarrollará, y discuten las
implicaciones educacionales y asuntos
legales.
Investigue los Servicios
Disponibles
La búsqueda de servicios
disponibles es un desafío para las
familias y uno que continúa mientras
las necesidades del niño cambian. La
mayoría de estos servicios se han
hecho disponibles debido a la
legislación a niveles federales y
estatales. Debido a que el núcleo de
las leyes afecta los servicios que están
disponibles, cómo y a quién estos
servicios son proporcionados, y el
proceso para obtener los servicios,
para las familias llega a ser esencial
estar informadas sobre sus derechos
Mucha de la información que será
beneficiosa para Uds. está en las
manos, cabezas, y corazones de otros
padres como Uds. mismos.
Por esta razón vale la pena
integrarse a un grupo de padres, el
cual puede ofrecerles la oportunidad
de encontrarse con otras personas con
niños con discapacidades.
NICHCY: 1-800-695-0285 10 News Digest 20-Sp
legales. NICHCY ofrece varias
publicaciones, en inglés y en español,
que le pueden ayudar a entender
mejor las leyes federales que rigen los
derechos educacionales de los niños y
jóvenes con discapacidades. Algunas
de las publicaciones en español están
enumeradas en la página corriente.
Para ayudarlo en las necesidades
de su niño con discapacidades y a su
familia, típicamente, hay muchos
servicios disponibles dentro de las
comunidades, distritos, y estados.
Para las familias con un niño
pequeño con discapacidades desde su
nacimiento hasta su tercer año de
edad puede ser críticamente
importante el tener acceso a los
servicios de intervención temprana
(“early intervention services”), los
cuales están diseñados para identificar
y tratar problemas de desarrollo tan
temprano como sea posible. Para los
niños en edad escolar con
discapacidades, la educación especial y
los servicios relacionados (“special
education and related services”)
pueden ser factores importantes en
tratar las necesidades educacionales
del niño.
Servicios de
Intervención Temprana.
Los servicios de
intervención temprana
están diseñados para
tratar las necesidades
especiales de los
infantes y niños
pequeños con
discapacidades tan
temprano como sea
posible, y como tal,
pueden abarcar desde el
apoyo alimenticio de un nutricionista
en un hospital hasta un programa
completo de terapia física para un
infante con parálisis cerebral. Sin
embargo, estos servicios no son sólo
para el niño con necesidades
especiales. Cuando se redactó la ley
que describe los servicios de
intervención temprana, el Congreso
de los Estados Unidos reconoció que
las familias son el centro en la vida de
un niño pequeño. Por lo tanto, las
prioridades de la familia, sus
preocupaciones, y sus recursos han
llegado a ser el fundamento para
planificar los servicios para infantes y
niños pequeños con discapacidades.
El plan que es desarrollado a través
de este proceso es llamado un Plan
Individualizado de Servicios para la
Familia (“Individualized Family
Service Plan,” o IFSP).
Los padres también pueden
beneficiarse de los servicios de
intervención temprana; como
miembros componentes del equipo
que desarrolla el programa para su
niño, ellos pueden aprender destrezas
que pueden ser provechosas por un
tiempo largo — destrezas en la toma
de decisiones, para planificar, para
servir de apoyo a otros, e influenciar
el proceso de formulación de políticas
en sus comunidades.
Los servicios de intervención
temprana son ofrecidos a través de
una agencia pública o privada y son
proporcionados en ambientes
diferentes, tales como su hogar, una
clínica, el centro de cuidado diario de
un vecindario, un
hospital, o el
departamento local
de salud. La
evaluación inicial
de su niño será
proporcionada en
forma gratuíta.
Los servicios
también pueden
ser
proporcionados
sin costo, aunque
esta modalidad
varía de estado a
estado; algunos estados cargan
honorarios basados en una
“escalamovil” dependiendo de lo que
Ud., como padre, gana. Es
importante saber que algunos estados
se encuentran aún en el proceso de
desarrollar estos servicios. Por lo
tanto, dependiendo del estado en el
cual Ud. viva, los servicios de
intervención temprana pueden estar
totalmente disponibles o estar aún en
el proceso de desarrollo. Cada estado
ahora ha desarrollado un directorio
central de servicios de intervención
temprana, y muchos estados
proporcionarán coordinadores de
servicios para ayudar a los padres a
encontrar los servicios para su niño.
Su médico de familia, los hospitales,
o un especialista trabajando con su
niño puede también ser un recurso
importante de información, como
puede ser la Hoja de Recursos Estatales
de NICHCY, la cual identifica el
nombre y número de teléfono de la
persona que sirve de contacto de su
estado para los programas para
infantes y niños pequeños con
discapacidades.
Servicios de Educación Especial y
Servicios Relacionados. A través de los
mandatos de numerosas leyes
federales — más notablemente, el Acta
para la Educación de los Individuos
con Discapacidades (“Individuals
with Disabilities Education Act,” o
IDEA) y la Sección 504 del Acta de
Rehabilitación de 1973 (“Section 504
of the Rehabilitation Act of 1973”) —
cada niño elegible con necesidades
especiales tiene garantizada una
educación pública gratis y apropiada
diseñada para servir sus necesidades
únicas. Esta educación es planificada
por un equipo multidisciplinario,
incluyendo los padres del niño. Para
beneficiarse de esta educación
especial, el niño puede también
necesitar recibir una variedad de
servicios relacionados (por ejemplo,
asistencia en el transporte, terapia
física y ocupacional, audiología,
servicios de salud de la escuela,
patología del lenguaje hablado, y
servicios psicológicos). Estos también
han de ser proporcionados por la
escuela a los niños elegibles, sin costo
a sus familias.
De este modo, como padres, Uds.
son participantes claves en el equipo
que determina qué tipo de educación
especial recibirá su niño, tanto como
qué servicios relacionados son
necesarios para ayudarle a maximizar
los beneficios de esta educación
especial. Juntos, los miembros del
equipo de su niño desarrollan un
News Digest 20-Sp 11 NICHCY: 1-800-695-0285
Programa Educativo Individualizado
(“Individualized Education
Program,” o IEP), el cual establece
por escrito el programa educacional
que está planificado para su hijo,
incluyendo las metas y objetivos de
aprendizaje y los servicios educativos
que el sistema escolar va a
proporcionar.
Hay muchos libros que pueden ser
de provecho particular si Ud. está
tratando de entender y tener acceso a
los servicios de educación especial;
algunos aparecen en el cuadro de más
arriba. Adicionalmente, muchas de las
guías para padres mencionadas a
través de este artículo discuten cómo
tener acceso a estos servicios y cómo
abogar por los derechos
educacionales y legales de su niño.
Apoyando y Dándole
Poder a la Familia
Los Padres Como Individuos
y Como Socios
Dentro de cada familia existen
factores vitales los cuales influencian
su bienestar fundamental. Uno de
ellos es la salud emocional y física de
cada padre individualmente. Debido
a que generalmente son los padres
quienes confrontan los asuntos
asociados con la discapacidad del
niño (por ejemplo, tratando con los
practicantes médicos, cuidando al
niño), mientras simultáneamente
tratan de mantener el hogar (por
ejemplo, manteniendo sus empleos,
haciendo las compras, cocinando,
limpiando el hogar, cuidando a los
otros niños), no es una sorpresa que
muchos padres de niños con
discapacidades reportan ocasiones en
las que se sienten abrumados. Es, de
este modo, muy importante para
Uds., como padres, tomarse el tiempo
de cuidarse a sí mismos como
individuos; durmiendo lo suficiente,
ingeriendo comidas regulares,
tratando de hacer ejercicios cada día,
aunque sea sólo una caminata corta
(Callahan, 1990). Como relata una
madre:
Información en Español Disponible de NICHCY
Sobre Las Leyes y Los Servicios
Lista de Discapacidades bajo las Cuales los Niños y Jóvenes Califican para
Recibir Servicios de Educación Especial (GR3 en español)
Preguntas Sobre los Servicios de Educación Especial (LG1 en español)
Guía para Padres: Programas para Infantes y Niños Pre-escolares con
Discapacidades (PA2 en español)
Guía para Padres: Cómo Comunicarse con la Escuela a Través de la
Correspondencia (PA9 en español)
La Evaluación de su Niño (BP1 en español)
A veces me retiraba a mi “torre” y
pretendía que no tenía otras
responsabilidades que no fueran
las de distraerme con un libro o
una cinta musical tranquilizadora.
La tregua usualmente no duraba
más de una media hora y nunca
fue sufuciente, pero me ayudaba a
romper el pensar en un modelo de
“mártir” a que yo era requerida a
vivir y respirar sólo para mis niños.
En esos momentos de censura
silenciosa yo podía renovar el
sentido de mí misma y recordar
que yo también era importante;
que yo era Kate, una persona, con
muchas habilidades e intereses los
cuales no todos ellos coincidían con
mi papel como madre. Me vine a
dar cuenta de que un poco de
egoísmo no es algo malo. Si yo
misma podía gozar más, yo podía
gozar más de mis niños.
(McAnaney, 1992, pág. 22)
Este sentimiento es repetido a
través de la mayor parte de la
literatura escrita por padres. Como
Rhonda Krahl (1989) recalca, “Lo
que su niño necesita mayormente es
una madre o un padre sano, amante.
Ud. puede dar eso a él, por medio de
cuidarse a sí mismo” (pág. 7).
Muchas familias serán familias de
sólo un padre, pero para aquéllas que
no lo son, la relación entre los padres
es un factor que puede influenciar el
bienestar de la familia. Cuando la
relación de los padres es una fuerte y
de sustento, ella enriquece la vida de
todos los miembros de la familia. Por
el contrario, cuando hay problemas
en la relación, la tensión afecta del
mismo modo al resto de la familia.
Esto establece lo que la mayoría de
nosotros ya conocemos, es como
decir que los matrimonios sufren
cambios con el nacimiento de un
niño — cualquier niño. Pero cuando
el niño en la familia tiene necesidades
especiales, “los cambios (en la
relación matrimonial) serán mayores
y más demandantes” (Krahl, 1989,
pág. 11). Por un número de razones,
criar un ninõ con necesidades
especiales puede crear tensión y
conflicto entre los padres. En efecto,
padres y madres pueden reaccionar
diferentemente al hecho de la
discapacidad. Típicamente, las madres
NICHCY: 1-800-695-0285 12 News Digest 20-Sp
reaccionan más emocionalmente que
los padres, quienes son más aptos a
enfocarse más en el futuro y en las
preocupaciones del niño a largo
plazo (Lamb, 1976). A veces, un
padre puede activamente
experimentar dolor y puede sentirse
solo si el otro padre no es capaz de
expresar su dolor o sufrimiento
(Featherstone, 1980). En otras
oportunidades, deben tomarse
decisiones acerca del cuidado del
niño, y puede ser que los padres no
estén de acuerdo. Y después que todo
está dicho y hecho, las demandas
puras de la crianza pueden dejar a
cada padre exhausto y agotado. “Con
todo el tiempo que Ud. deberá
emplear con su niño es fácil olvidarse
de emplear algún tiempo para su
esposo...Ud. puede perder fácilmente
la pista de lo que su esposo está
pensando, sintiendo, o haciendo
mientras Ud. se concentra en
mantener las rutinas de la familia”
(Krahl, 1989, pág. 12).
Mucha de la literatura escrita por
padres discute formas para que los
padres protejan su relación. Un punto
que emerge una y otra vez es la
importancia de reservar tiempo para
cada uno: almorzar juntos, alejarse
juntos por unas pocas horas,
compartir una actividad. “Esto no es
abandonar sus responsabilidades. Si
la relación se derrumba, Ud.
enfrentará aún más deberes. Dedicar
tiempo a conservar su relación es algo
bueno, de sentido práctico, aunque
algo tenga que sufrir temporalmente”
(Krahl, 1989, pág. 14). Hablarse
mutuamente, y escucharse, es también
importante — y las conversaciones no
tienen que ser siempre alrededor de
los niños en la familia. Encontrar
otros tópicos para discutir puede
hacer mucho para revitalizar y
conservar la intimidad entre los
padres. También es importante
reconocer los momentos en los cuales
un miembro de la pareja necesita su
propio espacio. Tal como Peggy
Finston (1990) lo dice, “Nosotros
necesitamos aceptar cómo nuestro
compañero se distrae a sí mismo”
(pág. 58). Compartir los deberes de
cómo proporcionar cuidado es
también necesario, aunque las parejas
reportan que a menudo necesitan
trabajar fuerte en comunicarse para
obtener el sentido de unión entre la
pareja que va detrás del trabajo en
equipo. Muchos padres han
encontrado que es necesario y
beneficioso buscar consejo en
conjunto. A través de este proceso,
ellos llegaron a entender las
necesidades y preocupaciones de cada
uno en forma total, y encontraron
formas para discutir y resolver sus
diferencias.
Hermanos y Hermanas
Conocemos por las experiencias de
las familias y los descubrimientos de
investigaciones que tener un niño con
una discapacidad afecta
poderosamente a todos los miembros
de la familia. Esto incluye los
hermanos y las hermanas del niño.
Muchos autores e investigadores han
escrito con elocuencia acerca de cómo
la presencia de una discapacidad
afecta cada hermano individualmente,
tanto como la relación entre los
hermanos (Lobato, 1990; Powell &
Gallagher, 1993).
El impacto, de acuerdo a los
hermanos mismos, varía de persona a
persona. Sin embargo, hay algunos
rasgos comunes que corren a través de
sus historias. Para muchos, la
experiencia es positiva y de
enriquecimiento que les enseña a
aceptar a otras personas como ellas
son. Algunos se involucran
profundamente en ayudar a sus
padres a cuidar al niño con una
discapacidad, a menudo haciéndose
cargo de responsabilidades mucho
más allá de sus años en términos del
cuidado y mantenimiento de la casa
familiar (Powell & Gallagher, 1993).
No es poco común para los
hermanos llegar a ser protectores
ardientes y defensores de su hermano
o hermana con necesidades especiales
o experimentar un sentimiento
grande de alegría al verlo alcanzar
aún el más pequeño logro en el
aprendizaje o desarrollo. Madurez
aumentada, responsabilidad,
altruismo, tolerancia, carreras y
preocupaciones humanitarias, un
sentido de unidad en la familia,
confianza en sí mismos e
independencia se encuentran entre los
efectos positivos notados en los
hermanos (Lobato, 1990).
En contraste, muchos otros
hermanos experimentan sentimientos
de amargura y resentimiento hacia
sus padres o el hermano o hermana
con una discapacidad. Ellos se
sienten celosos, abandonados, o
rechazados, al tiempo que ven la
mayor parte de la energía, atención,
dinero, y apoyo psicológico de sus
padres fluyendo hacia el niño con
necesidades especiales (Lobato, 1990;
Powell & Gallagher, 1993).
La reacción y ajuste de los
hermanos hacia un hermano o
hermana con un discapacidad
pueden también variar dependiendo
de sus edades y niveles de desarrollo.
Mientras más joven sea el hermano
sin discapacidades, más difícil se hará
para él entender la situación e
interpretar los eventos en forma
realista (Ambler, 1988). Los niños
más jóvenes pueden estar
confundidos acerca de la naturaleza
de la discapacidad, incluyendo su
causa. Ellos pueden sentirse culpables
o pueden preocuparse de poder
“contraer” la discapacidad. A medida
que los hermanos maduran, su
entendimiento de la discapacidad
madura igualmente, pero pueden
emerger nuevas preocupaciones.
Pueden preocuparse del futuro de su
hermano o hermana, acerca de cómo
News Digest 20-Sp 13 NICHCY: 1-800-695-0285
pueden reaccionar sus
compañeros, o acerca
de sí ellos pasarán o nó
la discapacidad a sus
propios niños.
Claramente, es muy
importante para Ud.
tomarse el tiempo para
hablar abiertamente
acerca de la
discapacidad de su niño
con sus otros niños,
explicándola en la mejor forma que
pueda, utilizando términos
apropiados para el nivel de desarrollo
de cada niño. Tal como Charles
Callahan (1990) recalca,
“Información, aunque concierna un
asunto doloroso, es preferible a la
ignorancia distorcionada por la
imaginación” (pág. 157). Al tiempo
que los servicios para las familias
aumentan, Ud. puede bién encontrar
que hay un grupo de apoyo para sus
niños, el cual puede proporcionar
una tribuna para que los hermanos
compartan sus sentimientos con otros
en una situación similiar e
intercambien información factual
acerca de discapacidades y
enfermedades.
El Niño con Necesidades
Especiales
Mucho acerca de cómo Ud. crie a
su niño con una discapacidad
dependerá de las creencias personales
de su familia acerca de la crianza de
niños, la edad de su niño, y la
naturaleza de su discapacidad. Un
punto importante de recordar es que
la mayor parte de los asuntos
regulares presentes en la crianza de
niños habrán de aplicarse — los
niños con discapacidades pasarán a
través de las etapas usuales de la
niñez. Puede que ellos no pasen a
través de las etapas a la misma edad,
a la misma tasa, o con el uso de las
mismas palabras como los niños sin
discapacidades, pero ellos son niños y
los chicos son chicos.
Nosotros, como
padres, podemos creer
que todos los niños
deben ser tratados del
mismo modo, pero en
la práctica, ese
usualmente no es el
caso. ¿Por qué? Porque
quienquiera que haya
estado alrededor de
niños sabe que ellos
tienen personalidades
diferentes y que reaccionan
diferentemente en situaciones
similares. Nosotros alentamos e
instamos al niño tímido y
establecemos límites para el
bullicioso. Les decimos a los ruidosos
que se mantengan callados y a los
callados que se manifiesten.
Ofrecemos actividades diferentes para
el niño que ama pintar a aquéllos que
desean jugar a la pelota. Simplemente
los niños no son iguales — pero
deben tener las mismas
oportunidades.
Entre sus oportunidades debe estar
la posiblidad de asumir mayores
grados de responsabilidad e
independencia. Puede haber muchas
formas en las cuales su niño puede
ayudarse a sí mismo o a otros
miembros de la familia, incluyendo
quehaceres alrededor de la casa.
Tomando en cuenta las
discapacidades y capacidades de su
hijo o hija, Ud. debe considerar qué
pueden ser estas actividades. Al
tiempo que Ud. cuenta con él y
alienta a su niño a asumir
responsabilidad, su sentido de orgullo
propio y competencia también
aumentará. Tal como
Ivonne Mosquera
recalca:
Aunque yo soy ciega,
y aunque me tome
un poco más de
tiempo para hacer
ciertas cosas, de todos
modos puedo
hacerlas... Una vez
que Ud. cumpla una
meta, Ud. será la
persona que se sienta bien acerca
de ello. Sea que otras personas la
feliciten o nó, Ud. se sentirá
mejor, y Ud. sabrá que lo hizo por
Ud. mismo — porque Ud. nunca
se entregó. (Krementz, 1992,
pág. 37)
Por el contrario, no contar con él
o no alentar a su niño a contribuir al
cuidado de sí mismo o a los
quehaceres de la casa puede enviar el
mensaje de que él no es capaz de
ayudar. La dependencia es nutrida en
su lugar, como Teresa descubrió con
su hija Betsy. “Al comienzo fueron
cosas pequeñas como abrir la llave
del baño. Luego ella quería que yo la
cargara en brazos en lugar de usar sus
muletas. Ella rehusó aún tratar de
usarlas. Yo no podía forzarme a decir
no, sin embargo yo supe que ésto
estaba yéndose de las manos”
(Finston, 1990, pág. 72).
Por cierto, la naturaleza y
severidad de la discapacidad de su
niño pueden afectar cuánto él o ella
puede ser capaz de participar en los
quehaceres de la casa y otros deberes.
Peggy Finston recalca:
Entonces, el asunto para cada uno
de nosotros es qué es un monto
“realístico” de normalidad con
que puede contarse de su niño? Si
contamos con demasiado,
corremos el peligro de rechazarle a
él como él es. Si contamos con
muy poco, fallaremos en alentarle
para que haga consigo mismo lo
más que pueda. No hay una sola
respuesta para todos nosotros, o
aún para todos los de nosotros que
...es muy importante para Ud.
tomarse el tiempo para hablar
abiertamente acerca de la
discapacidad de su niño con sus
otros niños, explicándola en la mejor
forma que pueda...
NICHCY: 1-800-695-0285 14 News Digest 20-Sp
enfrentamos a una misma
condición. Lo mejor que
podemos hacer es reconocer
que ésto es una pregunta
permanente que necesitamos
considerar. (Finston, 1990,
pág. 81)
Quizás, algunas de las
palabras más alentadoras
para los padres vienen de
niños que tienen discapacidades,
cuyas experiencias y sentimientos son
descritos en numerosos libros. Una
idea consistente que ellos expresan es
que cuando los padres de un niño
con discapacidades cuentan con que
su niño desarrolle sus capacidades —
cualesquiera que éstas puedan ser —
ésto le da más poder y fortaleza al
niño. Este sentido de poder puede ser
encontrado, por ejemplo, en la
dedicación que Tom Bradford escribió
para su libro acerca de la pérdida del
oído; él dedicó el libro a su madre
“quien nunca me dió a saber que mi
pérdida del oído podía haber sido
una limitación” (Bradford, 1991, pág.
iii). Eli, un niño de doce años de
edad, cuyo ataque de apoplejía
resultó en muchas discapacidades
físicas, escribe: “Mis amigos y familia
me ayudaron a sobrepasar mis
temores. Ellos me alentaron a tratar
de hacer de todo, aún si yo estaba
determinado a que no podría”
Krementz.-

Sitio público y gratuito, no obstante leer ADVERTENCIA DE USO . Este sitio no posee de material pornográfico ni enlaces a los mismos. Si algún enlace lo ofende no dude en escribirme a robertoattias@yahoo.es
…y desde ya muchas gracias.-

--------------------------------
Musica de fondo:

'Música Acuatica'
Georg Friedich Händel
(1685 - 1759)

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=